lunes, 3 de febrero de 2014

Charlando con Joaquín Sanjuan sobre Leyendas de Lácenor

 
Leyendas de Lácenor es un mundo de fantasía muy complejo y particular, creado por Joaquín Sanjuan para su saga de novelas ambientadas en este universo fantástico.

En Dlorean Ediciones ya se ha publicado la primera historia “La Ciudad Blanca” y próximamente, llegará “El Guardián Gris”, su segunda entrega. Así que hemos pensado en hablar con el autor, para que nos hable un poco de su creación, del mundo de Lácenor.  
 
 

 
1) ¿Cómo surgió la idea de Leyendas de Lácenor?
Pues lo cierto es que tomó forma por sí misma. Ya con catorce años escribía historias de fantasía con mundos ambientados en la mitología de Tolkien, y con dieciocho o diecinueve creé una historia llamada La Espada Oscura. Poco a poco fue surgiendo todo un mundo alrededor de esto, así como personajes y aventuras. Con el paso de los años lo dejé un poco olvidado, hasta que con veintiséis años lo rescaté para escribir la primera novela de Leyendas de Lácenor. Lo que hice fue coger todo ese mundo que ya tenía creado y usarlo como fondo para una historia nueva, que resultó ser La Ciudad Blanca. Que haya surgido así es una gran ventaja, porque parece que no pero son más de quince años desarrollando un mundo de fantasía, y pese a que la mayoría de las cosas las guardo en mi mente, tiene tanta riqueza que muchas veces me ofrece personajes, lugares o situaciones adecuados para lo que busco sin que tenga que perder tiempo creándolos.
 
2) Háblanos del mundo de Lácenor; de sus habitantes, sus criaturas y sus diferentes contrastes
Esto da para un libro de ensayo, ¿eh? Venga, vamos a hacer un breve resumen. Como ya sabrá cualquier lector de La Ciudad Blanca, Lácenor es un mundo de fantasía más o menos tradicional, creado y vigilado por una trinidad divina que representan la Luz la Oscuridad y la Naturaleza. Uno de los contrastes más claros e importantes que se encuentran es precisamente el la Luz y la Oscuridad, pero desde un punto de vista que difiere de lo habitual: en Lácenor no tenemos la típica y tópica lucha de los primeros como los buenos contra los segundos en el papel de los malos, sino que es un mundo que se ve sacudido y amenazado precisamente por esa batalla, en un reflejo de que lo terrible es la guerra en sí, no el resultado de esta ni quienes sean los bandos que luchan. Cualquier guerra es muerte y destrucción, tragedia y miseria, y en Lácenor podemos ver que la gente teme más a esa batalla eterna entre Luz y Oscuridad que a cualquiera de sus bandos. No hay más que leer La Ciudad Blanca para darse cuenta de hasta qué punto esto es así.
 
Leyendas de Lácenor: La Ciudad Blanca
Por otra parte, y hablando sobre los habitantes y las criaturas de Lácenor, lo cierto es que se puede encontrar casi de todo. Los seres humanos son la especie dominante y como tal ocupan gran parte de Lácenor, pero también encontramos enanos, distintos clanes de elfos (uno consagrado a cada divinidad) y otros seres como raptors, tauros e incluso hadas. Lo que no hay es dragones, pues llevan unos mil años extintos en el mundo de Lácenor, aniquilados por los humanos que los cazaban por sus escamas, dientes, garras… de forma similar a lo que pasa con tantas especies animales en nuestro mundo. Esto, como lo de las guerras, es una crítica velada: en Lácenor exterminaron a la más inteligente y poderosa de las criaturas por codicia. Veremos en el futuro lo que exterminamos nosotros, que menuda carrera llevamos…
En cuanto a los distintos territorios de Lácenor, encontramos gran variedad: el Imperio Madoria, dominada por los humanos y cuna de la civilización, las profundas Montañas Vorgrim donde viven los enanos entre fuego y roca, el desierto de Elek-ain habitado por bestias y bárbaros, el oscuro y siniestro Eldurnak en el que viven los elfos de las sombras, la tierra del hielo eterno conocida como Askaria o el que es uno de mis favoritos, el casi onírico Bosque de Plata, que cobra un gran protagonismo en El Guardián Gris, la segunda novela.
 

Mapa de Lácenor



3) Explícanos un poco la primera novela de la saga, La Ciudad Blanca.
Es una historia autoconclusiva en la que el lector puede asistir a los horrores de la guerra entre la Luz y la Oscuridad de la que hablaba antes, pero desde un enfoque poco habitual, pues el villano principal de la historia no es otro que un paladín de la Luz, un caballero blanco, el paradigma del bien y de la virtud. Pero él no cree que sea un villano, por supuesto, pues lucha por lo que considera una causa justa y un objetivo superior que bien vale el daño colateral que pueda ocasionar. El mensaje que se intenta mandar con esta historia es que la maldad no es algo que dependa de la raza, creencias o lugar de procedencia, sino de cada uno. Precisamente uno de los héroes que surgen para combatir a esta amenaza lo hará del lugar del que menos cabe esperar, de un nido de oscuridad y maldad. La idea, en definitiva, es mostrar un mundo repleto de grises. Tiene demonios, caballeros, elfos, enanos, magia y todo lo que se espera de una novela de fantasía, pero simplemente he cambiado algunas reglas no escritas.
 Personalmente, y como aficionado a la fantasía desde que era solo un niño, es el tipo de historia que siempre me habría gustado leer.
 
4) Has realizado otras obras, comics, relatos etc, relacionados con la saga ¿verdad?
Sí, es un mundo que no me canso nunca de visitar. He creado otros en los que también trabajo escribiendo cómics, relatos e incluso algún amago de novela inconclusa, pero Leyendas de Lácenor es mi favorito sin lugar a dudas.
Principalmente pueden encontrar unos cuantos relatos (la mayoría de ellos publicados en mi blog, pese a que muchos han aparecido en diversas antologías de relatos) y cómics, estos últimos con la editorial digital TS Comix.
 
Caronte, personaje del Guardián Gris, por Salva Espín

5) ¿Qué nos puedes contar del Guardián Gris?
En El Guardián Gris retomo uno de los personajes de La Ciudad Blanca, Sabryna, y cuento su historia desde el final de ese libro. Encontramos personajes nuevos y otros no tan nuevos, pues ya aparecían en la primera novela, pero no siempre resultarán evidentes. Se trata, además, de otra historia independiente que nos muestra esa guerra entre la Luz y la Oscuridad pero a un nivel mucho más alto: si en La Ciudad Blanca todo sucedía en una pequeña urbe fronteriza, en El Guardián Gris la batalla, así como sus consecuencias, afecta a todos los pueblos y a todos los lugares. Uno de los lectores beta de Leyendas de Lácenor definió La Ciudad Blanca como un episodio piloto, como un pequeño cuento antes de la gran historia. El Guardián Gris es esa gran historia. Habrán sorpresas, muchas sorpresas, tanto para los lectores que ya conocen la saga como para los nuevos. Y desde luego puede leerse de forma independiente, sin necesidad de haber leído la anterior, aunque no hace falta que diga que hacerlo permite ver algunos detalles y guiños que el lector nuevo no verá, algo así como una especie de premio para los que me siguen desde el principio.
 
 
Tórak Zádor, personaje del Guardián Gris, por Salva Espín
 
 
 
 

6) ¿Qué esperas de la saga de Leyendas de Lácenor? ¿Hay cuerda para rato de novelas ambientadas en este mundo?
¡Por supuesto! Todavía no he empezado a rascar la superficie de todo lo que puedo contar sobre Lácenor, de todas las historias que tengo guardadas en mi cabeza y que esperan su oportunidad para convertirse en novela, o relato, o cómic.
Respecto a lo de que qué espero de la saga, la respuesta es muy simple: divertirme al mismo tiempo que cuento historias. Llevo escribiendo toda la vida y siempre lo he hecho por ese motivo. Lo demás ha sido venido solo.
Pero no es solo por diversión, sino también por responsabilidad: cuando como escritor tienes la suerte de poder hablar con lectores a los que tu trabajo les ha entusiasmado y que te preguntan por los personajes, por nuevas historias, etc; en el momento en que hay una sola persona que se ha ilusionado y emocionado de verdad con tu trabajo y comprendes que la mejor manera de agradecerle por ello es escribiendo nuevas historias, debes hacerlo. No importa si se trata de un lector o de diez mil millones. Mientras tenga lectores seguiré escribiendo, no lo dudes.
 
7) ¿Qué le dirías a un lector que nunca se ha acercado a las novelas de Leyendas de Lácenor para que los leyese?
Más que decir le haría una promesa, pues sé que acercarse a un autor al que no conoces es todo un reto, especialmente en un género como es la fantasía, en el que hay gigantes como Tolkien, Martin, Howard, Salvatore, Weis y Hickman… así que mi promesa es esta: dame una oportunidad, lector, y prometo no decepcionarte.


 
Ilustración de Nacho Fernández

 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada