lunes, 23 de junio de 2014

Charlamos con Josué Ramos







Hoy hablamos un rato con el escritor Josué Ramos, un autor muy vinculado el género y movimiento steampunk, con obras cómo Lendaria o un relato en Steamtales publicadas en Dlorean. Conozcámoslo un poco mejor.
 
 

 
1) Cuéntanos un poco quien es Josué Ramos
La verdad es que soy difícil de describir. Siempre que me preguntan esto suelo decir que soy el tío al que veo en el espejo por las mañanas; y puede que en una semana vea a varias personas, según el día...
Si nos centramos en el escritor, empecé escribiendo en el instituto. Mi profesora de Literatura fue la que me hizo darme cuenta de que tenía talento, así que a los 16 (hace ahora 10 años) empecé a escribir relato sin tener todavía una voz clara. A los 19 terminé mi primera novela en un tiempo en el que me fascinaba la ciencia ficción  de Asimov y empezaban a intrigarme las novelillas pulp.
Poco a poco fui formando mi propia voz y asentándome como escritor (cosa que sigo haciendo...), hasta que conocí el Steampunk y encontré la temática en la que más cómodo me siento.
Gracias al steampunk aprendí a perseverar, a poner el listón alto, a atreverse a apostar alto, a no imponerse restricciones uno mismo...
 
2) ¿Qué autores leías y te impulsaron a escribir?
De crío, a eso de los 6 o 7 años, leí La Guerra de los Mundos y me impactó profundamente. Recuerdo que lo leí como terror y me costó terminarlo.
Los que conozcan a mi generación, entenderán que crecí más con series de televisión y clásicos ilustrados que con novela. Así que me influyó mucho la obra de Julio Verne, por ejemplo, pero desde el tebeo... Y, por supuesto, las series de ciencia ficción que echaban sobre todo en la tele autonómica. En la Televisión de Galicia vi una gran cantidad de películas y series que fueron moldeando la ciencia ficción en mi mente: Star Trek, Star Trek: Next Generation, Doctor Who, Sliders... son las que más recuerdo.
En la adolescencia, como a tantos nos pasó, llegó el momento Asimov, que me sirvió para saber por qué camino avanzar como escritor y de qué iría mi primera novela.
A partir de ahí empecé a abrirme poco a poco a todo tipo de lecturas.
 
 
3) Llevas mucho tiempo escribiendo, con varias novelas y obras publicadas  ¿nos podrías hablar un poco de ellas?
Mi primera novela, La última conspiración, la escribí en 2009. Le tenía mucho cariño pero no me atrevía a publicarla. No me parecía que mereciese la pena. De hecho, la saqué a la luz con la idea de "dejar constancia" y tener unos cuantos ejemplares que vender o regalar entre allegados. Y aunque por aquel entonces quise imitar al Buen Doctor, aunando además los grandes temas de la ciencia ficción, con el tiempo descubrí que bien podría haber sido calificada como pulp. Fue más o menos cuando conocí a Los Luchadores del Espacio, a George H. White, la editorial Silente... Santyago Moro tiene mucha culpa de ello.
La segunda novela que publiqué, "Ecos de voces lejanas", en 2012, fue mi primer paso en novela steampunk. Estoy contento con el resultado aunque cada vez que la repaso me encuentro con una obra de gran bisoñez y de un steampunk muy clásico e inocente. Narra la primera gran aventura de una agente del Servicio Secreto británico, en un grupo de especialistas (Robur, Jekyll, Tesla, Moreau...) para luchar contra una invasión de dragones en Londres. Siguiendo las bases del Romanticismo, me centré mucho y muy subjetivamente en el personaje. Quien sienta curiosidad quizá debería saber que este personaje, Lisbeth Swift, protagoniza mi participación el "Ácronos. Antología Steampunk": "Escombros y tinieblas".
 
La tercera novela es algo curioso. Fue un conato de space opera humorística y de trama política que tuve ganas de hacer, sin mucha ambición, tras mi primera novela. Quería saber si el space opera se me daría bien, así que salió una novela corta entretenida que guardé en un cajón. Cuando Dlorean me pidió una novela steampunk "Lendaria", que escribí en 2010, perfiló toda una galaxia y creció hasta convertirse en la novela que es ahora y que publicamos en 2013. Si a alguien le llama la atención, "Seleuca-thy" es un relato muy relacionado, del mismo universo, que se puede leer gratis en Ficción Científica. Y ya tengo una nueva novela en este universo, me siento muy cómodo en él. Si todo va bien, pronto lograré hacerle un hueco.
Mención aparte merece la serie de antologías Ácronos. Mientras escribía mi primera novela steampunk, charlando con otros autores, vimos que el steampunk era un filón, un diamante en bruto que nadie estaba cultivando todavía y un gran amigo, Paulo César Ramírez, me propuso que debíamos aprovechar el momento para ser los primeros en publicar una antología de esta temática.
Como ya conocíamos a algunos autores que nos gustaban, como Eduardo Vaquerizo, José Ramón Vázquez o Rafael González, comenzamos a contactar con autores y a prepararla.
Como suponíamos, la antología no tardó en hacerse con una editora y a tener buena acogida entre el público. Y tanto que, tras publicar nuestro segundo volumen, ya estamos preparando el tercero. Volumen que, por cierto, tiene una convocatoria abierta en busca de autores.
 

 
4) Háblanos un poco de el steampunk y como lo ves, tanto como movimiento social y  género literario
El steampunk es un movimiento extraño y a veces difícil de entender. Está compuesto por todo tipo de gente venida, o rebotada, de otros movimientos y eso lo hace muy heterogéneo. Puede haber makers, escritores, ilustradores... o solamente aficionados.
Tal como están las cosas, tengo la sensación de que a España le está pasando lo que le suele suceder a nivel personal a los aficionados. Al conocer el steampunk, a una persona le llega una fase de entusiasmo enorme, con gran actividad, que le se va pasando poco a poco hasta derivar en dos vertientes: o termina por aburrirse y lo deja, o se asienta y continúa constante pero más relajado.
A España le pasará lo mismo. Todavía se habla de que el pico, ese boom, aún está por llegar. No sé si lo veremos o no, si será una moda que acabará por saturar a todo el mundo. Pero lo que espero es que, una vez haya pasado, se asiente y se quede entre nosotros.
Como género literario, lo veo más o menos así, creciendo muy despacio.
Tenemos a Félix J. Palma levantándose con sus novelas para movernos a hacer la ola cada cierto tiempo. Este otoño termina su Trilogía Victoriana y la gente se entusiasmará de nuevo con el tema, pero no sabemos qué pasará después. Creo que hacen falta autores que den la campanada, con buenas novelas y argumentos serios y de peso.
Y en cuanto al material en general, como participo en convocatorias y leo mucho de este material, veo que todavía queda camino por recorrer (en Facebook o Twitter suelo comentar estos detalles a modo de broma, con un 100 % de verdad), pero desde hace unos meses veo que está madurando. Los argumentos tienen más peso, son más ambiciosos, integran mejor el steampunk... y las antologías que están por salir este año serán buena prueba de ello. Atentos al especial de Saco de Huesos o a la antología steampunk de Kelonia.
 

 
5) ¿Cómo surgió lo de escribir en el género steampunk?
Contrario a lo que algunos piensan, yo no nací con gafas de aviador puestas y un arma de rayos bajo el brazo.
Conocí el steampunk en 2009, viendo SyFy. Comenzaba una serie llamada Almacén 13 y había aparatos modernos de estética victoriana que llamaban mi atención. Google hizo el resto... Descubrí qué era el steampunk, en qué consiste... y que había una creciente comunidad en España.


Como vi que gran parte de esa comunidad se dedicaba a hacer ese tipo de aparatos (armas, gafas, ordenadores...) decidí hacer lo mío (era ese pico de entusiasmo novato del que hablé antes) pero como soy tan torpe me centré ante todo en lo que mejor sé hacer: escribir.
Y me sentía tan cómodo en el género, que poco a poco fui avanzando, con ayuda de gente como Jack Winchester, Negro Inmunsapá, lady von Marmalade, Viktor von Krupp, Armando Valdemar... como veis por los nombres, auténticos steampunks.
 
6)Lendaria es una novela steampunk un poco diferente ¿Qué nos puedes contar de ella?
Quien haya leído Ácronos 2 habrá leído el relato de Eduardo Vaquerizo, calificado como space opera steampunk. "Lendaria" juega con ese concepto.
La idea surgió de unas imágenes que vi en Google. Mostraban escenas o personajes de Star Wars y Star Trek al estilo steampunk: R2-D2 como un autómata victoriano a vapor, el Enterprise como un vapor del Mississippi... Y me gustó eso del steampunk en el space opera. Así que cogí esa novela space opera que tenía guardada y le di una (o dos) vueltas de tuerca.


Por supuesto, lo que más me gustó y fascinó fue hacer creíble la tecnología de los viajes espaciales al estilo XIX. La portada de Néstor Allende, que le pilló el punto a la novela desde el principio, es fiel reflejo de ello.


 
7) Tienes un buen montón de proyectos entre manos, háblanos de ellos, de tus próximas obras y de las siguientes cosas tuyas que iremos viendo
Lo más inmediato es Ácronos 3. Estamos en ello y esperando vuestros relatos. Como queremos mostrar un steampunk maduro y avanzado, la temática es steampunk multicultural, lejos de las tradiciones o los temas anglosajones.
Aparte de ello, estoy luchando con uñas y dientes por sacar adelante una antología muy especial, de temática steampunk, mucho más ambiciosa que Ácronos. No puedo hablar de ella, pero espero que me dé mucho de qué hablar en el futuro.
Personalmente, tengo unos cuantos relatos steampunk en varias antologías esperando a ver la luz (Ilusionaria IV, entre ellas); otros relatos en concursos, esperando fallo; y dos novelas en proceso con documentaciones muy extensas: una de ellas de temática steampunk, la otra será la biografía de un personaje del XIX bastante interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada