lunes, 20 de enero de 2014

El Mundo de Vindius el Guerrero del Norte

Hay mucho que se desconoce del mundo y la época de Vindius el Guerrero del Norte. Una Cantabria mítica del lejano pasado que no es conocida por muchos y que su autor Luis Guillermo del Corral, nos ha traído de vuelta en su novela.
¿Y quien mejor que él para hablarnos del mundo donde vive sus aventuras Vindius?
 

Tras las aventuras de Vindius el cántabro hay muchos detalles, muchos elementos que no se han narrado; el esqueleto interior que ayuda a dar forma a sus aventuras. Y lo primero y más evidente es el propio nombre: quería un nombre lo más cántabro posible. No uno genérico, sino uno que se pudiera identificar como cántabro. Y recordé entonces el monte Vindio. Recordé también unas lecturas infantiles cuyo protagonista se llamaba de igual modo, e iba guiando al lector por las historias y la mitología de Cantabria.

 
Así, el guerrero del Norte fue bautizado Vindius. La mitología y leyendas cántabras también juegan un papel importante en muchas partes de las andanzas de Vindius. Aquí me documenté al viejo estilo: lo que me contaban mi abuela y mi madre de niño.
Yo aprendí acerca del ojancano, de la Anjana, de los enanucos bigaristas… como antiguamente: De boca a oído. También he consultado textos sobre leyendas. La memoria es buena, pero limitarse a una sola fuente, no tanto.
La base está presente, la he respetado y usado para construir la historia: La terrible ferocidad del ojancano y el hecho de que solo haya alguien a quien tema. O el, a veces, mezquino, rencoroso y, en definitiva, mal carácter de los enanucos bigaristas. Como buen transmisor de leyendas, también he añadido elementos propios, pero ninguna modificación importante. Solo detalles que ayudan a darle color a la historia.
El mito del terrible Ojancano

 
En la primera parte de la historia, el uso y mención de detalles relativos a la vida cotidiana de los cántabros está muy presente. Esta ha sido la única dificultad real a la hora de escribir. Yo mismo lo menciono. El grado de atención prestado a los cántabros (al igual que a otros pueblos de la cornisa cantábrica) por los cronistas romanos de la época, era el que era. El aspecto bélico en realidad es al que más importancia prestan los textos romanos: Comienzan calificándolos como «Más fieros que los espartanos», para acabar tachándolos de bestias salvajes sin piedad.
 
Hasta cierto punto, ocurre lo mismo con ciertos aspectos mitológicos. Los dioses locales fueron asimilados con rapidez por los romanos y así, se desconoce su nombre primigenio. O si poseían rasgos que se perdieron posteriormente, al ser integrados como avatares de deidades concretas adoradas por los romanos. En este punto tuve que tomar ciertas decisiones, y el resultado a la vista está. La historia debe continuar.
También me valieron como excusa esas decisiones para cierto y muy concreto punto de las hazañas de Vindius.
Uno que no mencionaré, por no eliminar el disfrute de la trama; pero que si diré que nace justo a partir de éste ya mencionado desconocimiento. La falta de datos a veces no es un impedimento, sino todo lo contrario.
Antiguos guerreros cántabros

 
Volviendo a la vida cotidiana, está presente sobre todo al inicio de la historia. He procurado ceñirme a lo que se sabe, y a lo que es coherente suponer pensando en pueblos similares. En ese sentido, escogí no extenderme en demasía para no cometer errores clamorosos. Mi meta principal ha sido contar una historia, y hacerlo bien. Al igual que con el uso de los mitos: no solo hay elementos cántabros presentes. Además he empleado elementos de mi cosecha, y también provenientes de otros mitos, ligándolos para hacer lo que es una leyenda: Una historia que fascina.
 
Conflictos contra los romanos
 
En resumen. He procurado ser fiel a las fuentes empleadas; y creo haberlo conseguido. Ahora solo queda una cosa por hacer: desear buena lectura y que el viaje junto al guerrero del Norte sea del agrado de los lectores.
 
Luis Guillermo del Corral
 
 

¿Quieres conocer mejor a Vindius y su época? ¡Hazte con la novela!

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada